26 marzo 2017

Frasco por Suramérica - 07 - De Santa Marta a Cabo de la Vela

Palomino

"El mar es peligroso. Tenga Precaución" - Los rótulos son abundantes en Palomino.

¿Cómo llegar?

Saliendo de Santa Marta hacia Ríohacha. Tras 81 km se pasa por el centro del pueblo.

¿Qué hacer?

Playa.

Descripción

Una de las paradas favoritas de turistas en la costa caribeña de Colombia, Palomino es un pueblo pequeño con una playa extensa de arena blanca. El pueblo está lleno de hosteles y hoteles sencillos. La playa, aunque bonita, de arena blanca, no tiene vegetación en el área pública por lo que la asoleada es grosera. El pueblo sufre de cortes de agua y de luz, el internet... pues agradezca que hay. Por lo demás, se puede coordinar aquí todos los diferentes tours de la costa alta, por lo que muchos usan el pueblo como base para organizar las diferentes actividades disponibles. El hospedaje en general es variado, se pueden encontrar cuartos privados, cuartos compartidos, tiendas de campaña o incluso hamacas.

Ríohacha

Apenas se pasa el final de la Sierra Nevada de Santa Marta el paisaje cambia drásticamente

¿Cómo llegar?

A 170 km al Noreste de Santa Marta, Ríohacha es la Capital de La Guajira.

Ojo con los peajes. Lleven menudo. Tampoco se extrañen de los múltiples retenes policiales y militares en el camino desde Santa Marta.

¿Qué hacer?

Organizar tours.

Descripción

Pos no hay mucho que hacer en Ríohacha. Es una ciudad relativamente grande al borde de un desierto. Hay playa, pero la verdad hay otras más bonitas en lugares cercanos. Lo curioso de Ríohacha es que es el último lugar en el que se encuentran bombas de combustible, malles (¿malls?) y hoteles decentes.

A partir de Ríohacha esta es la única manera de comprar gasolina.

Lo que sí puedo recomendar es el lugar en el que me hospedé. Finca Maracuyá es atendida de manera excelente por su dueño, tiene piscina y parqueo, es limpio y barato. Queda un poco lejos del centro en un barrio en el que es mejor no caminar de noche, pero el taxi cuesta apenas COP 5k (US$1 aprox 2900 COP).

Cabo de la Vela

¿Cómo llegar?

De Ríohacha se sigue en dirección a Maicao y la frontera con Venezuela. En el camino se encuentra el cruce de 4 Vías justo bajo el puente del tren. De ahí se sube hasta Uribia por calle asfaltada y luego se sigue directo por calle de tierra. En cierto punto (hay varios en realidad, por temporadas están señalados, otras veces no) se tiene que entrar a la izquierda por calle de tierra. De ahí lo que hay son trillos hechos por los carros en medio la arena y los arbustos. Para llegar se ocupa por fuerza un GPS o un guía, o al menos un compás. En total son alrededor de 150 km desde Ríohacha.

No es paja... lo que uno hace es seguir las huellas en la arena.

Otro detalle importante acá es el de los famosos peajes indígenas. A partir de Uribia hay cantidad de niños indígenas con cuerdas cerrando el camino. Si ud para, algunos van a intentar venderle alguna pulsera o bolso, pero todos piden dulces y alguna moneda. Las historias al respecto que se leen en internet hablan de niños con cadenas y armados con piedras exigiendo dinero. Talvez por haber viajado en temporada baja o por la hora a la que pasé, yo no encontré ni cadenas, ni tantos cierres. Al primero de los cierres paré y tuve que dar confites (venía armado con dos bolsas de 100 unidades), pero ya como que le agarré el toque y no paré más en todo el camino. El carro sí fue golpeado en al menos una ocasión por uno de los carajillos.

No puedo comenzar a escribir sobre todos los problemas sociales que esto refleja. Ahí están los demonios con su cuerda.

¿Qué hacer?

Desierto, tour a Punta Gallinas, surf con vela.

Descripción

Ok. Cabo de la Vela es básicamente el pueblo no-100%-indígena más al norte de todo el subcontinente suramericano. Se trata de un pueblo de una sóla calle, ubicado en el Desierto de La Guajira, que es el hogar del pueblo Wayuu.

En estos ranchos a la orilla de los senderos es que se sientan las mujeres Wayuu a vender sus tejidos mientras los carajillos piden dulces.

A partir de 4 Vías, hay una sensación de anarquía. Ya en el desierto no hay cercas, no hay retenes ni policiales ni militares, el ganado camina libre. Los Wayuu viven en pequeños caseríos llamados Comunidades de no más de 10 casas. En el desierto habrá cientos o miles de estas pequeñas comunidades. Casi todas sin luz eléctrica y sólo unas pocas con algún tanque de agua en alto. Las casas todas en madera.

En toda La Guajira nadie usa casco al andar en moto. No hay número de pasajeros máximo tampoco. No hay buses, sino que la gente viaja en pickups colectivos, en el cajón o el techo. La gasolina se  vende en las casas, en pichingas de 20 L y vale US$ 0.38 por litro. La cerveza más barata es la Polar, cerveza venezolana. La lista sigue.

Cabo de la Vela

Cabo de la Vela

Si ud sobrevive a los retenes de niños indígenas y logra encontrar su rumbo en el desierto, llega por fin a Cabo de la Vela. En el centro del puebo hay múltiples hospedajes y restaurantes. La mayoría de los hospedajes le ofrecen una hamaca o un "chinchorro", que no es más que una hamaca más grande con tela extra a los lados para cubrirse. Sobra decir que las hamacas y los chinchorros están en un espacio compartido, que por lo general ni siquiera tiene una puerta.

En el centro ud puede aprender a surfear con vela y además hay unos tres puntos de interés cercanos al pueblo.

 Para los que se preguntan qué carajos es surfear con vela

El faro del cabo es el punto en el que los turistas van a ver el atardecer. Frasco claramente no estaba en el faro sino en una colina cercana.

Y sí ví el atardecer

Una vez en el pueblo me fui a almorzar. Me sirvieron un pescado entero frito con arroz, ensalada y patacones. Rápido tenía a dos niños indígenas vendiendome pulseras. Cuando les dije que no uso pulseras (por cuarta o quinta vez) me pidieron un fresco, a lo que sí accedí... ¡Novato! 5 minutos después tenía como a siete carajillos alrededor esperando la multiplicación de los refrescos, que nunca llegó. Lo que sí pasó fue que finalmente llegó una adulto responsable (tendría si acaso 20 años) y cuando me vio que estaba por terminar mi pescado me pidió el sobro. Se lo di con mi último patacón y ella repartió el sobrante entre unos 4 carajillos. Dejaron sólo las espinas grandes. No se ni dónde quedó la quijada. Es triste ver a cinco personas repartirse los sobros del plato de uno.

 Intentaron enseñarme cuatro palabras de la lengua Wayuu. Misión no cumplida.

Y bueno, finalmente la estrella de Cabo de la Vela son los tours a Punta Gallina, el lugar más al norte de todo suramérica y lugar de belleza exhuberante. Claramente yo no iba a agarrar un tour, así que averigué con los locales y me aconsejaron del todo no intentar el viaje por cuenta propia. Así dí con unos guías que iban a llevar turistas el día siguiente, les ofrecí pagarles si me dejaban seguir su caravana. Así que ahí estaba yo a las 7 am listo para la salida de la caravana cuando me dicen que no van a hacer el viaje por tierra. Aparentemente el día anterior había llovido (en el desierto, el día que yo llegué, sí... muchas gracias) y los caminos estaban intransitables, así que iban a llevarse a los turistas en barca.

Así que me devolví, no fui a Punta Gallina porque llovió en el desierto, pero por lo menos puedo rajar en haber sido el primer tico en manejar un carro placa tica hasta Ciudad del Cabo (el hecho fue de aceptación generaliada entre todos los pobladores consultados) y también tuve la oportunidad de colarme en la caravana a la salida del pueblo.

Fue como hacer el Dakar. El Jimny como un campeón en LandCruiserLandia.

Mientras no vea otra foto de un carro de placa tica con las velas del surf al fondo voy a seguir creyendo que fui el primero. 

¡Salud!

24 marzo 2017

Frasco por Suramérica - 06 - PN Tayrona

¿Cómo llegar?

De Santa Marta se agarra la carretera hacia Ríohacha. A 13km a mano izquierda está la entrada por el Sector Zaíno. En otros puntos más cercanos están las entradas Bahía Concha y Calabazo.

Ojo con los costos. La entrada para visitantes son 44 kCOP por persona. Si quiere meter el carro cobran ingreso. Si va a acampar cobran por persona por día. Si alquila tienda o hamaca cobran otro poco. Si parquea en ciertos lugares son 9 kCOP por día. Así al suave a mi se me fueron 100 kCOP por una persona, tienda propia, dos noches.

¿Qué hacer?

Playa playa y más playa. Avistamiento de animales. Senderos. Ruinas precolombinas.

Descripción

 El mar aquí es bien bravo.

El PN Tayrona es una extensión costera sobre el Caribe Colombiano en la que se mezclan diferentes paisajes y tipos de bosques, desde tropical seco hasta tropical húmedo. Además, la zona fue asentada por los poblados bajos de la Tribu Tayrona desde alrededor del año 400 dC.

El parque es sitio favorito de turistas por las playas, que legalmente son bien bonitas. Además, dentro del parque no hay hoteles, sino áreas de acampar, alquiler de hamacas y la ocasional cabina. El parque se llena, y no es raro ver en temporda baja las playas llenas de turistas y los espacios para acampar abarrotados. Otro de los problemas es que la mayoría de las playas son abiertas al Mar Caribe, con corrientes peligrosas y la administración del parque no permite nadar ahí. Por eso también, las pocas playas autorizadas se llenan.

Legal... rajado... los argentinos abundan en PN Tayrona y en general en el Caribe Colombiano.

Yo entré por el Sector Zaíno. Ahí agarré el sitio para acampar más barato, y el único que da parqueo gratis. Castilletes por nombre, es el sitio más alejado de los senderos y las playas, de ahí que sea el sitio más barato. También es el sitio con menos turistas, y por lo demás el más tranquilo. Aquí pude poner mi tienda bajo un techo de palma. Con sólo dos tiendas más a al menos 20 m de distancia, todas ubicadas en la arena a la orilla de la playa, era lo mismo que estar sólo. Los baños y las duchas estaban muy limpios, aunque el último día no había agua para bañarse. A unos cien metros de la playa y las tiendas está el parqueo para los carros y un restaurante (una soda en realidad) que vende las tres comidas, frescos, cerveza y agua; a un precio más cómodo que los restaurantes de los otros sitios para acampar.

 Ahí chilling en la tienda con el Mar Caribe al fondo.

De ahí se puede caminar a los otros sitios, todos conectados entre sí por senderos. Lo primero son los Ecohabs: Cabinas de hotel construídas inspirados en los ranchos de los Kogi y buscando la mayor neutralidad con el ambiente.

Siguiendo por el sendero se llega a Arrecifes, el segundo de los sitios para acampar. Aquí no se puede llegar en carro, por lo que los tiliches hay que jalarlos por el sendero. Hay dos senderos, uno exclusivo para los caballos y un segundo exclusivo para la gente a pie. Alquilar un caballo tenía un costo ridículo, mientras que el sendero de "a pie" estaba en muy buenas condiciones, con escalinatas de madera en las zonas fangosas, barandales en las escaleras, señalización amigable y vistas al bosque lluvioso, al bosque seco, vistas al mar y avistamiento de animales (Frasco vio un Pájaro Carpintero y un Tepezcuintle, o sea que el turista alemán promedio seguramente ve tigrillos, manigordos, lapas y quién sabe qué más).

Después de Arrecifes la cosa ya no es tan bonita. El sendero es más "rústico", los caballos lo comparten con los turistas y hay múltiples ventas de comida y frescos, áreas de acampar llenas de turistas y cosas por el estilo. Así se llega a las playas nadables de Arenilla, Piscina y Cabo del Guía. Las playas en sí son bonitas, arena blanca y son protegidas por muros de coral que rompen las corrientes. Particularmente Cabo es la más poblada y cuando yo fui (en temporada baja) había al menos 50 tiendas de campaña en filas. Esto claramente significa más gente usando los baños, no hay sombras para las tiendas, el restaurante es carísimo, más basura, etc...

 Al fondo las ordenadas filas de tiendas de acampar de Cabo, al sol... Pufff... (Click to enlarge)

Y bien, pos ahí termina el PN Tayrona, espero les haya gustado.

A menos que les guste caminar en serio por la jungla, en medio de rocas gigantescas y huecos profundos, a un nivel de humedad intolerable...

Ya en serio, en Cabo arranca el sendero a Pueblito. Lo mejor de lo mejor del PN Tayrona. No apto para chuiquitos, adultos mayores, personas con vértigo, argentinos en chanclas y prohibido arrancarlo después de las 14:00.

El sendero arranca normal, barro combinado con piedras, adentrándose en la selva. Al cabo de unos cuántos cientos de metros arranca una pequeña calzada de piedras (¿original de los indígenas quizás?). A partir de ahí...

 Correcto... el sendero sigue por debajo de la piedra. Rodearla o pasarle por encima era too mainstream.

Después de pasar por debajo de las piedras, agachado por unos 10 metros, se abre un camino increíble. Entre las piedras gigantes que componen la garganta de alguna quebrada en medio de la montaña, los Tayrona dejaron caer piedras más pequeñas, hasta llegar a formar puentes, peldaños, y un camino completamente de piedra entre las rocas masivas. Por este trillo es que se sube por menos de 3 km. La subida es desde la playa hasta 300 msnm, lo que significan pendientes altas.

 La escalera hecha con piedras entre piedras. La Pendiente es fuerte.

A este árbol le valió que por ahí fuera el camino de los Tayrona.

Si ud decide hacer el Camino de Pueblito le recomiendo al menos un litro de agua, zapato cerrado con buen agarre y no llevar peso innecesario. Vaya preparado para subir a gatas, bajar de culo, ensuciarse las manos, sudar como bestia, saltas grietas de 5m de profundidad entre rocas, resbalarse, pasar por puentes hechos de raíces de árboles o piedras colocadas unas sobre otras. Aquí no hay barandas, seguridad de ningún tipo o ayuda. Si se cae a una de las grietas, procure no pegar la cabeza para que pueda gritar por auxilio.

La laja entre la pared de piedra y el guindo tiene aproximadamente 40 cm de ancho.

 Si le dan miedo las alturas, mejor no suba.

El camino sigue subiendo por esa laja de aproximadamente 1.20m de alto. A la izquierda, el guindo.

Y para los que llegaron al final... (ya sea del sendero o de este texto)... Les presento Pueblito. Las ruinas de un pueblo Tayrona de al menos 3000 habitantes en su momento máximo, actualmente habitado por unas 15 o 20 familias Kogi.

Salud!









P.D. Y si uds no son tan campeones como yo, no van a regresar de semejante caminada a la playa para quebrarse un dedo del pie contra una piedra en medio de la arena. ;-)

21 marzo 2017

Frasco por Suramérica - 05 - Ciudad Perdida

Hermosa panorámica de Ciudad Perdida

Prólogo

Los holandeses se quitaron las botas, sentados en piedras. El río rugía a su lado. Con su botas en sus manos y sus mochilas al hombro, comenzaron a cruzar el río. Llegaron sin novedad a la otra orilla, algunos al menos, y estos ocuparon todas las piedras disponibles para sentarse, con tal de amarrar de nuevo sus botas. El resto de los holandeses decidió quedarse de pie dentro del río a esperar que se desocuparan las piedras.

Holandeses silvestres cruzando el Río Buritaca

Ciudad Perdida

¿Cómo llegar?

Se sale de Santa Marta hacia el este hasta la comunidad de Guachaca. Apenas se cruza la comunidad, a 600 m al este hay una entrada a la derecha, señalada como "Ciudad Perdida". De ese cruce se sube por camino de tierra unos 5 km hasta la comunidad de Machete Pelao. En ese lugar comienza el sendero.

Calle Principal de Machete Pelao

¿Qué hacer?

Senderismo, ruinas precolombinas, pozas.

Parte I

Las dos alemanas preguntaron asombradas a sus nuevos amigos sobre su viaje. Ellos respondieron que acababan de regresar de Ciudad Perdida.

Las alemanas abrieron sus verdes ojos. - ¡Wow! - exclamaron - ¿Y qué tal estuvo eso?

- Ñeeee... - o algo similar exclamaron sus nuevas amistades, toda la conversación estrictamente en inglés con acentos centroeuropeos -  pues se trata de caminar cuatro días por la selva, eso es todo.

Parte II

Los españoles llegaron a la costa caribeña de Colombia en pocos años después de descubrir América. Fundarían la Ciudad Portuaria de Santa Marta en el territorio costero de la tribu Tayrona. Los nativos eventualmente se enfrentaron a los invasores con buen suceso. Sin embargo en cada enfrentamiento uno que otro guerrero era capturado.

El guerrero capturado servía a sus enemigos con el único objetivo de escapar y regresar a su pueblo. A la primera oportunidad huía hacia las montañas. Los españoles perseguían a caballo, pero las pendientes y la jungla rápidamente volvían el trayecto intransitable. El indígena seguía a pie subiendo por la pendiente, el español regresaba con su caballo a Santa Marta.

El guerrero regresaba a la seguridad de su pueblo, en su gran ciudad en medio de la Sierra Nevada de Santa Marta. Sus familiares y amigos lo recibían con alegría. Pero pronto sus hijos, sus vecinos y su esposa enfermaban. El Chamán visita su choza, pero no logra identificar la enfermedad. Sus pócimas no hacen efecto. El paciente muere pronto, pero dos o tres de sus familiares caen rendidos ante la misma enfermedad.

Parte III

Hay varias agencias que hacen el tour a Ciudad Perdida. Se trata de una caminata de cuatro a cinco días por la Sierra Nevada de Santa Marta. Aunque el sendero es claro y se puede seguir sin dificultad, la agencia se hace necesaria pues provee la alimentación y el hospedaje dentro de la reserva indígena, así como un guía que explica la historia y la cultura de las tribus nativas de la zona, principalmente la tribu Kogi. No se permite el ingreso de turistas a la reserva indígena sin un guía certificado.

Las agencias de turismo se encuentran en Santa Marta, y el tour ronda los 800 kCOP (US$ 1 aprox 2900 COP) ya sea por cuatro o cinco días. La agencia que yo escogí es Expotur. La agencia provee transporte desde el hotel hasta la oficina, cuido de maletas, transporte ida y vuelta de Santa Marta hasta el pueblo de Machete Pelao, guía y traductor a inglés, tres comidas diarias durante el trayecto, fruta y agua purificada en el camino y cama o hamaca en cada noche de camino.

Parte IV

Frasco caminaba detrás de los holandeses. El río hasta sus rodillas, cargaba sus posesiones en una mochila comprada en Panamá cruzada sobre su hombro y sus botas amarradas a su "Short Staff", lejos del agua.

Al detenerse los holandeses en la orilla del río, Frasco queda atrapado en el centro del mismo. Detrás de él, el guía y una muchacha canadiense aún se encuentran en pleno cauce.

Lo holandeses no avanzan.

Parte V

La familia del indígena capturado y regresado enferma. Sus vecinos también enferman. El Chamán no sabe de qué enfermedad se trata ni cómo curarla. Los niños y los ancianos mueren primero. Luego las mujeres, finalmente los hombres también.

Los sobrevivientes debaten sobre la extraña enfermedad. Políticos y religiosos por igual. No se ha visto nunca nada similar. No saben curarla. Pero la enfermedad ataca solamente a quienes viven en la Ciudad, los pobladores de las fincas aledañas no sufren.

¡La Ciudad está maldita! ¡Debemos abandonarla!

Parte VI

El primer día se parte de Santa Marta. Las múltiples Land Cruiser llevan a los turistas a Machete Pelao por carretera y luego por calle de tierra. Si ud quiere manejar hasta Machete Pelao va a ocupar un carro 4x4, porque la calle es estrecha, empinada, de tierra y cruza al menos tres quebradas. No deje que la gente de la oficina de la agencia lo confunda, sí se puede manejar si el carro es 4x4. Arriba en Machete Pelao se puede conseguir fácilmente quién cuide del carro por los días de caminata.

Después del viaje en carro se camina medio día hasta el primer refugio. Los refugios tienen electricidad limitada, hamacas o camarotes de madera y baños comúnes. El piso es de tierra, pero la limpieza es perfecta. En los refugios se vende agua embotellada, jugos, frescos y cerveza por alrededor de 6000 COP.

El camino el primer día e de unas cuatro horas, en su mayoría subida por fincas ganaderas en la montaña. La caminata del primer día termina en el Refugio Alfredo, propiedad de Don Alfredo (por supuesto) y hogar de gallinas, pavoreales, loras, monos, zaínos, gatos y perros.

Sendero durante el primer día de viaje

Parte VII

Los Tayrona abandonaron su Ciudad. Huyeron hacia las montañas de la Sierra Nevada. Los españoles nunca subieron ahí. La Ciudad quedó tal cuál, con sus chozas, sus pertenencias, sus herramientas. Los Tayrona nunca volvieron. El nombre original de la Ciudad perdido en el tiempo.

Parte VIII

El segundo día se amanece a las cinco de la mañana. El desayuno es fuerte. A las seis y media ya está uno caminando. Son alrededor de 15 km de sendero de tierra y barro. Aquí ya no suben los taximotos, sólo mulas. El barro se mezcla con boñiga y agua. Nada se seca de ahí para arriba.

 Sendero el segundo día, ya dentro de la reserva indígena.


Se sube fuerte, se baja fuerte y se llega a una aldea Kogi. La aldea se usa sólamente para trueque y reuniones, ya sean políticas o religiosas. Cada familia vive en su finca en la montaña, dónde cultuiva su autoconsumo. La tribu es precidida por el Chamán, hay un encargado de seguridad (¿un alguacíl?), un médico y un abogado. Todos son Kogi. Los turistas no son permitidos dentro de la aldea. Y para sacar una foto a la aldea o a los indígenas se debe pedir permiso. A partir de este punto se está en una reserva indígena.

Aldea Kogi

La subida continúa hasta un segundo refugio, al que se llega a medio día. Ahí se almuerza y luego hay tiempo para bañarse en el Río Buritaca, frío como el carajo.

El camino continúa hasta un tercer refugio. Ahí se está a 800 msnm y se pasa la segunda noche. El refugio y sus ventas son propiedad de la tribu Kogi.

Sendero al márgen del Río Buritaca.

Parte IX

Frasco no puede quedarse en medio río, ni estorbar a los que vienen detrás. Decide rodear a los holandeses. A pie descalzo, va tanteando cada paso. Hasta que la corriente le quita el equilibrio. Cuando vuelve a poner el pie en el fondo del río lo pone sobre una piedra resbalosa.

Frasco cae de culo a la fría agua del Río Buritaca.

Parte X

En 1972 dos buscadores de tesoros, padre e hijo, recorrían el Río Buritaca. En el márgen izquierdo notaron un muro primitivo. Al acercarse encontraron una escalinata de piedra envuelta en la maleza de la jungla. Subieron los 1200 escalones y encontraron la Ciudad Perdida de los Tayrona. Escarbaron las terrazas y encontraron oro. ¡Mucho oro!

Los dos hombres saquearon la Ciudad Perdida a su antojo. Destruyeron cualquier cosa que se interpusiera en su paso. Hasta que un día, borrachos en Santa Marta, hablaron más de la cuenta. Otros buscadores de tesoros los siguieron y descubrieron la Ciudad Perdida.

Pronto eran carvanas de oro saliendo de la Ciudad Perdida. Así llegaron los ladrones. Estos se esperaban a que los buscadores de tesoros escavaran el oro y los emboscaban en su camino de vuelta a Santa Marta. Los asesinaban para quitarles el oro. Fue así como llegó la noticia a Bogotá y finalmente el Gobierno, a través del ejército y el Instituto Colombiano de Antropología aseguraron el lugar. Alrededor del 75% de la Ciudad actual es reconstruido, después de la destrucción de los buscadores de tesoro.

La administración actual es derecho de la tribu Kogi, a través de su Chamán. El ejército provee seguridad.

Parte XI

El tercer día se sube finalmente a Ciudad Perdida. Se entra exáctamente por el mismo punto por el que subieron los buscadores de tesoro que descubrieron el lugar.

Después de cruzar el Río Buritaca y subir los 1200 escalones se llega a 1200 msnm, a un complejo impresionante de terrazas construídas en la montaña. La ciudad está en la ladera del cañón del Río Buritaca, rodeada a ambos lados por montaña y su único ingreso es por la márgen del río. Militarmente es imposible de tomar.

Después de visitar la Ciudad se regresa al segundo refugio. Ahí se pasa la tercera noche.

Parte XII

El agua fría del Río Buritaca moja a Frasco, moja también su mochila, comprada en Albrook Mall, Panamá. Adentro va la cámara, comprada en el mismo lugar. Cuando Frasco sale del río la pantalla de la cámara no enciende. Este blog no va a tener más fotos después de ese momento, ni de la Ciudad Perdida, ni de nada más. Si quieren fotos para eso está Google.

Parte XIII

El cuarto día se camina de vuelta a Machete Pelao. Son alrededor de 17 km, mayoritariamente de bajada. El camino es pesado, caliente, húmedo y pesado.

Parte XIV

Las alemanas cuentan lo que sus amigos habían dicho a Frasco.

- Si a la gente no le gusta caminar cuatro días por la montaña sin electricidad ni conexión a inet para ver ruinas indígenas - responde Frasco - ¿para qué putas pagan un tour de cuatro días de caminata por la montaña sin electricidad ni inet para ver ruinas indígenas?

- ¡Voy sobre esa! - añadió.

Epílogo

Al igual que Jesús, la pantalla de la cámara resucitó al tercer día. Igual no hay fotos de Ciudad Perdida, esas las van a tener que buscar en inet; pero para próximas entradas probablemente sí haya.

A menos que me vuelva a caer en un río...

Nota final

En éste momento estoy en Palomino y la conexión apesta. Sí tengo fotos previas al incidente del Río Buritaca, pero la conexión no me deja subirlas. Un día de estos actualizo el blog y subo las fotos. Ahí les dejo saber por FB como es costumbre. ¡Cheers!

16 marzo 2017

Frasco por Suramérica - 04 - De Cartagena a Taganga

Rótulo en El Trompito

Cartagena de Indias

¿Cómo llegar?

En avión desde Bogotá.

¿Qué hacer?

Ruinas históricas, museos, arte callejero, playa, vida nocturna.

Llegué a Cartagena de Indias un Jueves a eso de las 11 am, en vuelo de Ciudad de Panamá con escala en Bogotá. Volé con Avianca, aunque eso fue una novatada. Hay boletos más baratos con otras aerolíneas.

Mi hostel estaba en el centro histórico. Llegándo al aeropuerto de Cartagena tenía dos opciones: me ponía a averiguar cuál de todas las microbuses me llevaban al centro histórico o pagaba la puya con el taxi. Escogí la segunda. Entre 2000 a 4000 COP (Pesos Colombianos, $US 1 aprox 2900 COP) que me podía costar una microbus, contra los 30000 COP que me cobró el taxista, decidí irme por el lado que me daba mayor paz mental. Igual tampoco era que iba a hacer ese viaje todos los días.

Cartagena de Indias, otrora la ciudad más importante del Caribe, fue fundada en el año 1533 por Pedro de Heredia. Fue puerto principal de embarque para La Flota del Tesoro Español, convirtiéndola en blanco para piratas y corsarios. Los españoles construyeron defensas en Cartagena que finalmente volvieron la ciudad prácticamente invencible para los enemigos de España, y estas fortificaciones se mantienen muchas hasta el día de hoy.

Muralla de Cartagena

Inglaterra intentó invadir Cartagena con 186 barcos y más de 31000 hombres, siendo la flota más grande que el mundo hubiese visto hasta el desembarco en Normandía y fueron finalmente derrotados en el Castillo de San Felipe.

Castillo de San Felipe

Las ruinas de las formidables fortificaciones españolas son el mayor atractivo sin duda de Cartagena, coronado por el Castillo de San Felipe, con sus tenebrosos túneles. Pero el centro histórico se complementa con museos, cafés, arte callejero, vida nocturna, tours a las Islas del Rosario. Los fines de semana en cada esquina hay gente haciéndo música y ví actuar al mejor mimo que he visto. Las discos y la fiesta dan hasta la madrugada.

El centro histórico tiene incluso ambientes diferentes, algunos más artísticos y culturales; otros más como para parejas de luna de miel y otros más del tipo spring break. Cualquiera que sea el motivo del viaje a Cartagena, es una buena opción para vacacionar.

Claro, con el centro histórico convive uno de los puertos más importantes de Colombia y una población actual de más de un millón de habitantes solamente en el centro urbano (0.22 CRC). He de reconocer que no recorrí por completo los otros distritos de Cartagena, pero sí pude dar vueltas por la zona portuaria y he de decir que, a pesar de ser un puerto, es de los menos feos que he visto. Relativamente limpio, el puerto de Cartagena luce todas sus calles asfaltadas o en concreto. Hay además otras zonas más comerciales con grandes edificios alas que no pude ir, pero que dejan intuír un centro de negocios importante.

Los edificios de Cartagena vistos desde la muralla del centro histórico.

Y bueno, tampoco es que haya lugar perfectos. En Colombia la prostitución es legal, y en Cartagena es rampante. El turista va, sin duda alguna, a topar con "escort" en las calles. Además, si bien el centro histórico es sumamente seguro a cualquier hora del día o noche, al salir de las murallas la sensación es otra. En Colombia la presencia masiva de motos denota pobreza, y una vez que se cruza hacia el lado del puerto hay más motos que carros.

Por último, carretera a Barranquilla hay cantidad de hoteles y complejos de apartamentos de playa gigantescos. Si bien se ven muy lujosos, yo no recomendaría quedarse fuera del centro histórico.

Barranquilla

¿Cómo llegar?

Se sale de Cartagena por la carretera que va al aeropuerto. Esta carretera se sigue por 120 km sin desviarse y ¡Tas! Barranquilla. La salida de Cartagena se hace muy lenta por la cantidad de hoteles de playa y condominos. La carretera es segura, bien pavimentada y se tienen que pagar más de 20000 COP de peajes en efectivo.

Una de las tantas ciénagas que se ven por la carretera entre Cartagena y Barranquilla.

¿Qué hacer?

NPI

Descripción

La verdad no tengo mucho que decir de Barranquilla, excepto que es gigantesco. Para continuar hacia Santa Marta tuve que cruzar toda la ciudad por el centro y es de nunca acabar. El lado oeste y el centro son bonitos, calmados. Se antoja incluso una ciudad moderna, con aceras anchas y gente caminando. El lado este, más cercano al puerto, está lleno de motos y microbuses. Pocas veces en mi vida he visto un cambio urbano tan abrupto como lo ví en Barranquilla.

Santa Marta

¿Cómo llegar?

Se continúa de Barranquilla por la carretera costera. Son otros 105 km. Otros 18000 COP en peajes y una pasada muy lenta por la cantidad de pueblos que se cruzan. Si bien la carretera es segura de día, la ciudad de ciénaga y sus barrios no se ven como un lugar amistoso de noche.

A la izquierda el Mar Caribe, a la derecha la Ciénaga Grande de Santa Marta

¿Qué hacer?

Centro histórico, playas, parques nacionales.

Descripción

Ciénaga es la ciudad que está antes de Santa Marta. Se trata de cientos de miles de personas viviendo en una estrecha franja de arena entre el Mar Caribe y la Ciénaga Grande de Santa Marta. La pobreza se siente en el aire. La suciedad es desconcertante.

La plaza de uno de los barrios de Ciénaga

Una vez que se pasa Ciénaga, se llega a Santa Marta. Se trata de una ciudad colonial, fundada en 1525, situada en medio de cerros desérticos. Siempre que me imaginé el Caribe, fuera la costa del país que fuera, siempre pensé en jungla. Mi prejuicio, de que todo el Caribe debía ser como Puerto Viejo de Limón, ya se había caído desde la salida de Cartagena, donde el paisaje se parece más al de Guanacaste; pero nada me preparó para Santa Marta.

La ciudad es grande, de alrededor de medio millón de habitantes (Aprox San José y Cartago juntos). Es pobre, y se ven en todos los cerros ranchos sin calles, probablemente sin agua tampoco. El centro es feo y desordenado. Y en medio de todo hay un pequeño centro histórico. Después del centro histórico de Cartagena, el de Santa Marta no despierta mucho interés. El tránsito en el centro es insoportable.

 Ciudad de Santa Marta

Pero no creo que nadie vaya a Santa Marta por la ciudad. Esta es la base desde dónde se puede ir al Parque Nacional Tayrona, el tour a La Ciudad Perdida, las múltiples playas, las clases de buceo, surf y windsurf.

Por eso no me quedé en Santa Marta y me vine para Taganga, un pequeño pueblo, mucho más turístico, con una bonita bahía y playa, rodeado de cerros desérticos, con mejor vida nocturna y lo más importante, donde puedo acampar. Ubicado sólo a 3 km de Santa Marta.

a
Taganga.

¡Salud!

12 marzo 2017

Frasco por Suramérica - 03 - Portobelo y San Lorenzo

El Camino Real

Cristobal Colón llegó a América en 1492. Si ud no sabe esto, sus maestros de Estudios Sociales fracasaron miserablemente.

A partir de ese momento inicia la Conquista de América. Diego de Nicuesa fundó el puerto Nombre de Dios en el Caribe panameño en 1510 y Pedro Arias de Ávila fundó Ciudad de Panamá en el Pacífico en 1519. La fundación de estos dos puertos fue de suma importancia para España, porque era imposible trasladar confiablemente tropas, provisiones y comercio a través de tierra por las extensas tierras de Colombia hacia el sur hasta los Andes. La navegación por el Pacífico era la única manera en la que los europeos podían acceder al sur pacífico del continente y por lo tanto Ciudad de Panamá y Nombre de Dios se convirtieron en paradas obligatorias en esta ruta.

El camino entre Ciudad de Panamá y Nombre de Dios se llamaba el Camino Real. Consistía en una ruta de piedras por la que se podía viajar a caballo o a pie, pero por la que incluso carretas tenían dificultad para transitar. El Camino Real se volvía del todo intransitable en invierno, por lo que en los meses de lluvia la travesía se tenía que hacer por el Camino de Cruces, hasta Venta de Cruces y de ahí en bote por el Río Chagres hasta su desembocadura y luego por la costa hasta Nombre de Dios.

Camino Real y Camino de Cruces. (Imágen tomada de Wikipedia)


Por esta misma ruta llegó Francisco Pizarro a Ciudad de Panamá con sus tropas, y navegaría a Perú para fundar el pueblo de San Miguel de Puira en 1532, tan sólo 40 años después de la llegada de Colón a América. Con la fundación de San Miguel comienza la Conquista del Imperio Inca. Esta conquista tardaría otros 40 años hasta 1572, pero antes de ser declarado su fin, ya los españoles enviaban largas cantidades de plata y oro de vuelta a España a través de Panamá y por el Camino Real, al tiempo que llegaban también tropas nuevas, recursos, armas y colonos en camino hacia Perú. El Camino Real se convirtió rápidamente en la vía más importante del Imperio Español.

Corsarios y Piratas

Claro que, no hay mejor manera de llamar problemas que encontrar súbita riqueza. Los ingleses y franceses, incapaces de establecer colonias en Suramérica, y con mala suerte en su búsqueda de oro en Norteamérica; encontraron más sencillo quitarle el oro de las manos a los españoles. Para 1560 ya el caribe estaba lleno de barcos piratas y corsarios, que se aprovechaban de la infinidad de islas y bahías para esconderse de los españoles.

Los piratas eran capitanes privados, dueños de su propia nave y con su propia tripulación, que atacaban objetivos a su antojo, en el momento de su antojo. Corsarios eran capitanes privados, dueños de su propia nave y con su propia tripulación, que atacaban objetivos amparados por una carta de marca. Esta carta la expedía el representante de una corona para autorizar al corsario a atacar barcos y puertos de los enemigos de la corona, desde luego solamente en época de guerra.

Francis Drake era un corsario. Amparado por su carta de marca expedida por la Reina Isabel I de Inglaterra, atacó y saqueó Nombre de Dios en 1572. El pueblo tendría una guardia pequeña y la milicia local, y no pudo contener a los ingleses. Estos ataques terminaban con saqueos, robos, destrucción de edificios, violaciones y asesinatos.

Fuerte San Lorenzo y Portobelo

Los españoles vieron la debilidad de su Camino Real y del Camino de Cruces. En 1587 comenzaron la construcción del Fuerte San Lorenzo en el delta del Río Chagres y se propusieron buscar la forma de fortificar Nombre de Dios. Esto iba a ser imposible por la forma de la bahía y los terrenos aledaños al puerto. Y esto permitió que Francis Drake atacara y saqueara la ciudad una segunda vez en 1595. Drake moriría una año después por disentería y la leyenda dice que fue sumergido en un cofre de plomo en alguna de las bahías del caribe panameño.

 Fuerte San Lorenzo en el Delta del Río Chagres

No hubo una tercera vez para Nombre de Dios. Dos años después, en 1597,  Francisco Velarde y Mercado fundó Portobelo, al fondo de una bahía mucho más apta para las fortificaciones necesarias para su defensa. El Camino Real se desvió del puerto original hacia Portobelo y en cosa de tres años Nombre de Dios era poco más que un pueblo fantasma.

Batería Santiago de Portobelo

Pero las fortificaciones eran lentas de construir, y William Parker era otro corsario inglés. Saqueó Portobello en 1601. Sería la última vez en medio siglo. Durante este tiempo los españoles terminaron sus fortificaciones en Portobelo y el Fuerte San Lorenzo, dando seguridad a los pobladores y a las riquezas enviadas de Perú a España.

El problema no fueron las fortificaciones, fue la absurda cantidad de riquezas que los españoles llevaban por el Camino Real. Esto atrajo más corsarios, mejor armados y con más hombres. Henry Morgan era uno de estos corsarios y saqueó Portobelo en 1668 con más de 30 barcos y el ejército más grande que Centroamérica hubiera visto hasta ese momento. Dos años después Morgan ataca el Fuerte San Lorenzo y lo destruye y un año más tarde ataca y saquea Ciudad de Panamá desde el Camino de Cruces en 1971. Ninguna fortificación fue capaz de detenerlo. Tampoco lo detuvo el hecho de que Inglaterra y España hubieran firmado la paz un año antes, en 1970.

 Casa de La Aduana de Portobelo

El pirata John Coxon volvió a saquear Portobelo diez años después, en 1680. Sería la última vez por casi medio siglo.

En 1726 la Naval Británica al mando del Almirante Francis Hosier sitió Portobelo, pero los ingleses contrajeron una enfermedad contagiosa que habría aniquilado a 4000 de sus 4700 tripulantes. Los ingleses se retiraron sin lanzar un sólo disparo. En 1739 de nuevo la Naval Británica ataca Portobelo bajo el Almirante Edward Vernon. El puerto es capturado, pero Vernon no tiene las fuerzas para sostenerlo ante el contrataque español y decide abandonar el puerto.

Fuerte San Jerónimo de Portobelo

Para esta fecha la fragilidad del sistema era obvia para los españoles. Las tecnologías navales les permitían para ese momento navegar por el Cabo de Hornos directamente desde Perú, evitando el desembarco en Panamá y los contínuos saqueos en el Caribe. Portobelo pasa a ser un puerto de menor interés. El Camino Real pasa a ser una ruta sin importancia más allá del comercio local. San Lorenzo se convierte en una prisión por cerca de cien años y luego es totalmente abandonado.

En 1821 Panamá se independiza de España y pasa a formar parte de La Gran Colombia. En 1838 los franceses inician con la primera etapa del Canal de Panamá, pero el proyecto fracasa y es abandonado.

En 1850 los estadounidenses a cargo de la construcción del ferrocarril transístmico fundan el puerto de Colón, al final de la línea de tren. La aparición del tren y del puerto significó el final de Portobelo como ciudad portuaria.

En 1903 Panamá se independiza de Colombia y la construcción del Canal de Panamá comienza inmediatamente. Parte de las obras del canal es la construcción de la represa Gatun, que incomunica el delta del río Chagres con el interior del país y hace imposible la navegación. El canal entra en operación en 1914.

Portobelo

Portobelo

¿Cómo llegar?

Se toma la autopista Panamá-Colón hasta el cruce de Sabanitas. Se sigue por carretera vieja hasta el semáforo de Sabanitas y ahí se agarra a la derecha. Se sigue por la calle principal alrededor de 30 km.

¿Qué hacer?

Parques nacionales, playa, ruinas históricas, tour en bote, barco a Colombia.

Descripción

Portobelo actualmente es un pueblo pequeño, de gran potencial turístico, pero al que le falta mucha infraestructura y facilidades. Hay pocos hosteles y posadas, y no más de cuatro restaurantes con wifi. Las ruinas parecen estar descuidadas y no se ven esfuerzos por restaurarlas. El pueblo es en general sucio y pequeño.

 Avistamiento de aves en Portobelo

Hay tours que salen de Ciudad de Panamá y lo llevan a uno a Portobelo y San Lorenzo el mismo día. quizás es la mejor opción antes que quedarse allá por el momento.

Existe también operadores que hacen el tour de 4 días de caminata por el antíguo Camino Real, pasando por un parque nacional, pueblos indígenas y demás. Esto es algo que tengo que revisar cuando vuelva a Panamá.

San Lorenzo y Fuerte Sherman

 Ruinas del Fuerte Sherman

¿Cómo llegar?

Se llega hasta el final de la autopista Panamá-Colón y se toma Avenida Bolívar hasta el ferry del Canal. el ferry es gratuíto y funciona 24 horas. De ahí se continúa menos de 1 km hasta una T y se toma a mano derecha. Se llega al portón del Parque Nacional San Lorenzo donde se debe anunciar con un militar, porque dentro del parque hay una base aeronaval. Se pasa por en medio de las ruinas del Fuerte Sherman, antígua base estadounidense, y se llega a la caseta de los guardaparques, de ahí se sigue la calle hasta el final. El ingreso es B./ 1 (US$ 1).

¿Qué hacer?

Ruinas, senderos, playa, marina.

Descripción

Las ruinas del Fuerte San Lorenzo son la máxima atracción. El castillo es grande e impresionante para el que le gustan esas cosas. La vista de la bahía es espectacular.

El único sendero del parque llega a la cima de un cerro en el que no hay nada que ver actualmente. Están comenzando la construcción de una torre para avistamiento de aves. Tal vez entonces sea atractivo hacer la caminata.

El Fuerte Sherman era una base militar estadounidense. Se puede observar desde la calle, pero es prohibido entrar a los edificios.

Adentro del Fuerte Sherman hay una marina. Probablemente el lugar más fancy al que he entrado en mi vida. Una vez que se cruza el ferry, el restaurante de la marina es la única venta de comida y es bien caro (yo lo aprendí de la manera difícil). Tampoco hay hospedaje excepto por el hotel de la marina (me dio miedo preguntar cuánto cuesta).


Marina Shelter Bay

San Lorenzo es un lugar mucho más impresionante que Portobelo, pero una vez vistas las runas no hay mucho que hacer. Definitivamente la idea del tour de un día desde Panamá a ambos lugares es la opción más atractiva.

¡Salud!